El fenómeno llamado Social Proof o Demostración Social es algo que sucede muy seguido a nuestro alrededor y en el marketing se ha buscado analizarlo para sacarle el máximo provecho en favor de las campañas de productos que recien entran al mercado.

Después de varios ejemplos estudiados de Demostración Social sacados de la realidad se han sacado algunas recomendaciones para aprovechar al máximo este fenómeno en favor de las empresas:

  • El tamaño importa: en el marketing digital el tamaño sí importa. Si ves en twitter una persona con muchos seguidores, asocias inmediatamente que debe ser importante o famoso; y que tú también deberías seguirlo. El tamaño del número de seguidores te impulsa a seguirlo.
  • Testimonios: si eres empresa o marca, la vía más directa de dar información de tu producto no suele ser la más efectiva. Una recomendación de otra persona es más efectiva a la hora de comunicar buena información de tu empresa. Más recomendaciones de otras personas indica un mejor producto.
  • Redes Sociales: conversaciones en las redes sociales hablando sobre una marca o producto suelen ser más confiables ya que es algo que no se puede controlar. O tienes un producto que gusta y las personas hablan bien de él o no.
  • Blogs: una buena opinión de tu empresa trae un mayor beneficio ya sea económico o de reconocimiento que un publireportaje; ya que por este se paga en cambio una buena opinión se da porque le dieron un buen servicio o tuvieron un buena experiencia con tu producto.

El Social Proof es una herramienta para el marketing digital. Las empresas tienen miedo a que hablen de ellos, porque piensan que van a recibir solo malos comentarios. Si eso piensas deberías mejorar tu producto y no solo bajar el precio, así asegurarás tu buena marca o fama, recuerdalo.